ESCRÍBENOS
(+57) 300 743 30 04

CONTÁCTENOS
PBX: (4) 448 12 73

UBÍCANOS
Calle 33 N° 65-80 MEDELLIN

Las garrapatas son arácnidos ectoparásitos hematófagos (se alimentan de sangre) generalmente de grandes animales (mamíferos, aves y reptiles) y es el acaro de mayor tamaño. Presentan un dimorfismo sexual, donde el macho puede ser confundido con fases juveniles, a diferencia de la hembra, la cual es similar a una lenteja; El macho más oscuro que la hembra, debido a que se encuentra cubierto por un escudo. En estado de adulto poseen 4 pares de patas y en estado juvenil solo 3.

BIOLOGÍA: 

Las garrapatas pasan por cuatro etapas de vida: Huevo, Larva, Ninfa y Adulto;

En las etapas de huevo, larva y ninfa, la garrapata a menudo es muy pequeña y difícil de detectar a simple de vista, puesto que en la cabeza de un alfiler cabrían varias garrapatas. Con frecuencia, las garrapatas adultas son más grandes, pero su tamaño puede ir desde el equivalente a la cabeza de un alfiler hasta el de una moneda, dependiendo de si acaban de adherirse o si se encuentran llenas de sangre.

A diferencia de otros parásitos, estos ácaros necesitan alimentarse de sangre para poder sobrevivir durante todas sus fases de vida, esto implica que cuando son jóvenes deben encontrar rápidamente un huésped para extraer la sangre y así pasar a otro estado hasta llegar a ser adultos. Estos parásitos tienden a atacar más a los perros que a los gatos; A veces se han encontrado en los humanos, algo que suele ocurrir en lugares parasitados o donde no existen buenos hábitos de una higiene y limpieza.

 

 

IMPACTO

Lo que causa la propagación de la enfermedad es la alimentación de sangre en diferentes animales. Las garrapatas ninfas, larvas y adultas “rastrean” o seleccionan animales subiéndose a una hoja de pasto y adhiriéndose a las patas de animales que van pasando. Los seres humanos pueden contagiarse de enfermedades propagadas por las garrapatas.

• La garrapata introduce su aparato bucal (hipostoma) para extraer la sangre, dejando una herida en la piel.
• También produce una acción patógena conocida como acción expoliatriz, (expoliar es despojar o quitar algo a alguien), al extraer algún fluido vital para el huésped, como su sangre.• Por sí sola, la picadura de una garrapata no suele causar ninguna enfermedad. Las garrapatas para alimentarse necesitan impedir que la sangre coagule y liberan una enzima anticoagulante aunque sí se cree que las hembras pueden inocular esta toxina contenida en su saliva que causa la llamada parálisis por garrapata en niños tras permanecer adherida varios días, pero que suele desaparecer cuando se retira el insecto de la piel; También genera parálisis en el animal.

 

• Son vectores de numerosas enfermedades infecciosas entre las que destacan el tifus o la enfermedad de Lyme.
• Los principales síntomas que pueden ocasionar estas enfermedades dependerán de la especie de garrapata que haya picado a la persona y de la patología que hayan causado, entre los que se encuentran:
– Enrojecimiento y ligera inflamación de la piel en la zona de la picadura.
– Dolores articulares o musculares.
– Rigidez de cuello
– Dolor de cabeza.
– Debilidad.
– Fiebre.
– Inflamación de los ganglios linfáticos.
– Dificultad o parada respiratoria.
– Ampollas.
– Falta de coordinación de los movimientos.