ESCRÍBENOS
(+57) 300 743 30 04

CONTÁCTENOS
PBX: (4) 448 12 73

UBÍCANOS
Calle 33 N° 65-80 MEDELLIN

Para el manejo y control de la hormiga arriera se debe implementar un plan de acción que permita prevenir la formación de nuevos hormigueros y el control o erradicación de los presentes a través del ataque hacia la reina, el hongo y las hormigas. Para lograr este objetivo hay que hacer lo siguiente:

Cuantificación, clasificación y localización de los hormigueros. Se reconocen como hormigueros pequeños aquellos menores de 10 m2, medianos aquellos de 10 a 50 m2 y grandes los de más 50 m2. Los hormigueros se pueden marcar e identificar con cintas de colores según hayan recibido tratamiento o estén totalmente controlados. Posteriormente se pueden mapear para tener un conocimiento preciso del problema.

Control cultural: Este tipo de control está dirigido a la destrucción de hormigueros nuevos, los cuales deben ser buscados al inicio de las lluvias, desenterrando a la reina.

Control físico-mecánico: Consiste en la destrucción mecánica de los hormigueros utilizando palas, picas, sondas o combustibles, para encontrar la reina y matarla. Se consiguen buenos resultados en hormigueros nuevos o pequeños de fácil acceso y manejo.

– Control biológico: El control biológico natural a través de predadores, parásitos y microorganismos patogénicos, especialmente durante el vuelo nupcial y algunas horas después es importante para el manejo de la hormiga.

– Control químico: Aplicación de Cebo tóxico granulado en las bocas más activas del hormiguero, así , el cebo será cargado por las hormigas hacia el interior del hormiguero, donde las jardineras incorporan el producto al hongo, que al consumirlo las intoxica y mueren lentamente. Cuando mueren las jardineras el hongo deja de ser cultivado y no hay alimento para ninguna hormiga, incluida la reina, y mueren por inanición.

– Control químico: Aplicación de Cebo tóxico granulado en las bocas más activas del hormiguero, así , el cebo será cargado por las hormigas hacia el interior del hormiguero, donde las jardineras incorporan el producto al hongo, que al consumirlo las intoxica y mueren lentamente. Cuando mueren las jardineras el hongo deja de ser cultivado y no hay alimento para ninguna hormiga, incluida la reina, y mueren por inanición.

A continuación describimos las diferentes especies: 

• NOMBRE COMÚN: Hormiga arriera

• NOMBRE CIENTÍFICO: Atta cephalotes

• BIOLOGÍA: 

• El género Atta es el de mayor presencia en Colombia (70 a 80%) mientras que el Acromyrmex representa una minoría (20 a 30%).
• Las reinas viven de 15 a 25 años poniendo huevos a una tasa aproximada de 1.500.000 por año. Si esta reina llega a morir, también se muere todo el hormiguero. Las obreras viven de cuatro a siete meses en promedio pero los soldados suelen durar 2 años. Por otra parte, los machos alados duran muy poco, pues mueren después de copular en el vuelo nupcial. Antes del inicio de las lluvias, salen de un hormiguero maduro aproximadamente 5.000 hembras aladas y 10.000 machos con el objeto de realizar el vuelo nupcial, de tal manera que una hembra es copulada de 7 a 8 veces. Las hembras copuladas sobreviven y solo un 2 a 4% de ellas se enterrarán, se convertirán en reinas y formaran un nuevo hormiguero.
• La nueva reina lleva el hongo de su hormiguero madre en su aparato bucal, el cual es depositado en su nuevo nido para que empiece su desarrollo. Mientras el hongo crece, la reina va colocando varias clases de huevos: unos que son utilizados para alimentación de la pequeña colonia y otros que van a dar origen a las obreras que continúan construyendo el hormiguero que a los 2 ó 3 meses sale al exterior. Un hormiguero es joven hasta los 2 años y maduro de los 4 en adelante, cuando ya se tienen construidas todas las castas de la organización.